3 segundos

Anna Simón.

FestVal

¿FEMINEIDAD O MACHISMO?

clipping

Anna Simón no es la única: los cinco escotes más impactantes y exagerados de nuestras famosas de la TV

Desde el descaro y la 'carne' de Yola Berrocal a la supuesta seriedad de Tania Llasera y Cristina Tárrega

Sergio Espí, 21 de noviembre de 2012 a las 08:13
El riesgo con Anna Simón es que se la recuerde más por sus escotes que por su trabajo.

El ser humano es un animal muy básico. A Anna Simón se le salta un botón en directo y Twitter revienta como si se hubiesen violado los diez Mandamientos. ¿Estaba todo guionizado? Puede.

Pero hay que recordar que, como ella, hay otras famosas de la TV que usan sus atributos físicos para levantar el share. ¿No se supone que deberíamos haber pasado ya hace mucho la fase del "tiran más dos tetas que dos carretas"?

Si uno 'googlea' las palabras "escote+famosas" se encuentran casi medio millón de páginas en 0,16 segundos. Hay de todo: desde los típicos ranking hasta una pseudo casa de apuestas en la que se intenta vaticinar en qué momento exacto una celebrity va a mostrar más de lo debido- un pezón, medio pezón o un cuarto de pezón-.

Es curioso el interés que sigue generando el busto semi-cubierto de las mujeres en una época en la que el acceso a los desnudos integrales es absolutamente libre. Porque, al fin y al cabo, un escote no es más que una insinuación. Puede que por ello estén tan demandados.

El pasado 13 de noviembre de 2012, la guapa presentadora, Anna Simón se fue de visita a 'El Hormiguero' y sufrió un "percance" con uno de los pocos botones de su camisa que tenía abrochados y enseñó más de lo previsto. Twitter se calentó y de qué manera e inmediatamente después, el crítico televisivo de 'Julia en la Onda' Ferrán Monegal aseguró que todo había sido una sibilina estrategia de Pablo Motos y sus secuaces para dar de qué hablar. Después de esto uno apaga la tele y se pregunta ¿Alguna vez se fueron las Mama Chicho de nuestras vidas?

No es nuevo que el atuendo femenino de la pequeña pantalla siempre ha sido más 'escueto' y 'escandaloso' que el de los hombres. Las feministas alzan la voz y se rasgan las vestiduras hablando de la explotación sexual de la mujer, mientras que muchas féminas tan sólo reivindican su derecho a vestir como les plazca y a estar 'guapas'.

Por mucho que nos creamos evolucionados y modernos, un buen escote sigue llamando a las masas, es así de simple. Pero tampoco hay que alarmarse. Si la comparamos con la cultura televisiva de otras países, la española es un paseo en barca por el mundo del Teletubbie. Si uno echa un vistazo a la TV italiana o argentina (son los ejemplos que más conozco), la imagen es chocante. A todas horas, en cualquier momento del día, siempre hay una mujer sufriendo con un vestido ocho tallas menor -en el mejor de los casos-. El nivel de carnaza que se 'medio-muestra' es increíble. Uno teme que los pechos de cualquier presentadora revienten el corpiño, traspasen la pantalla y te persigan por todo el salón.

Aquí, para bien o para mal, no hace falta estar muy buena para triunfar. Tenemos varios ejemplos como las Campos (madre e hija), cualquiera de 'Sálvame' o incluso Susanna Griso, que si bien es una belleza, no usa sus atributos físicos para hacerse valer.

Y en medio del debate (absolutamente estéril) de si la ropa en la tele es sexista o no, hemos elegido cinco perfiles de mujeres famosas de la pequeña pantalla a las que sus 'escandalosos' escotes les han repercutido de diferente maneras. ¿A quienes les ha perjudicado y a quienes no?

Los cinco escotes más impactantes y exagerados de nuestras famosas de la TV ¿Feminidad o machismo?

Tania Llasera: ¿Era necesario?

La guapa presentadora adjunta de 'La Voz', la misma que pone caras raras y mueve la cabeza como el perrito de la parte de atrás de un coche cada vez que hablan los concursantes, no es que tenga un busto exagerado que digamos. Llasera tiene un tipo envidiable, es muy maja y posee un gran sentido del humor.

Ella es un tipo de presentadora a la que se empeñan en convertir en icono sexual 'choni' cuando no es necesario. No tiene ese perfil. Antes, cuando presentaba 'Resistiré ¿vale?' uno sufría viéndola luchar con la típica falda -cinturón o un vestido 'límite'. Y puestos a 'mancillar' su imagen, va Telecinco y la desnuda.

Sucedió en septiembre de 2010, cuando Llasera vio como su vestido se desmoronaba dejando sus pechos completamente al descubierto y se retiró con un enfado considerable. ¿Montaje? ¿Descuido? ¿Mano negra? ¿El espíritu de José Luis Moreno que andaba por allí? Da igual, el caso es que cada vez que uno ve a esta chica intentando ser lo que no es, da un poco de pena. Ojo, que a lo mejor me equivoco y ella está encantada de la vida. Entonces, por favor, que no sobreactúe tanto.

Yola Berrocal: La madre Tierra

Yola Berrocal es un clásico. Un monumento universal a la silicona y al exceso. De ella nacieron la Monroy, Tatiana Delgado o toda la legión de chicas de 'MyHyV'. Pero nadie la ha superado aún.

El problema de esta buena mujer es que no ha cumplido su objetivo. No es una 'sex bom'. Nunca lo ha sido, por mucho que le hagan los sujetadores a medida. Su físico, de tan exagerado, es caricaturesco. Es difícil que esta mujer sea atractiva (para gustos, los colores). Es que sus pechos le darían miedo al mismísimo Fellini. Querida, si ya lo decía mi madre: "Menos es más" (y esto va por muchas).

Cristina Tárrega: Yo, yo misma y mis pechos.

Aún tengo pesadillas con 'Sola en la ciudad', ese programa de Telemadrid que supuso el debut televisivo de Cristina Tárrega allá por los 90. Ella se bastaba y se sobraba para estar horas atendiendo a los desesperados noctámbulos que la llamaban en busca de consuelo. Y como buena samaritana que es, ella lo daba 'todo' por su audiencia.

Hay cientos de vídeos en Youtube dedicados a los pechos de la actual colaboradora de 'El programa de Ana Rosa'. Es impresionante. Y está muy bien que ella explote su fuerza y su feminidad.

El problema es que resultaba un poco raro que alguién la llamase para decirle, no sé, que sufría malos tratos o que vivía en la calle y que ella estuviese más preocupada de su busto que en lo que le estaban contando. Es que recuerdo un momento en el que una mujer llamó a 'Sola en la Ciudad' para confesar, por primera vez en su vida, que era homosexual y la Tárrega, mientras se acariciaba el cuerpo, le preguntó a la espectadora algo así como:

Oye, ¿a que yo gusto a las lesbianas? ¿A que sí? Dime por qué. Es que yo sé que les gusto mucho. Dímelo.

Pilar Rubio: El quiero y no puedo.

Es una habitual de mis listas, lo sé. Pero es que esta chica vale tanto para un roto como para un descosido. El problema que tiene Pilar Rubio es que se niega a aceptar que es un icono sexual y que, posiblemente, no pase de ahí.

La conocimos en 'SLQH' y allí la vestían con vestidos testimoniales a media tarde. A ella no le importaba. Era la fantasía oficial de los españoles. Algo que le valió un contrato con Telecinco. Explotar tu cuerpo para escalar profesionalmente no tiene por qué ser malo siempre y cuando consigas hacerte respetar por otras cualidades.

En OT la disfrazaron de rockera, sin enseñar demasiada carne y como aquello fue un fracaso de proporciones dantescas, Rubio regresó esta temporada con 'Todo el mundo es bueno', al lado del 'poco agraciado' Corbacho, y por mucho que ella enseñase prácticamente todo, la cosa no funcionó.

Anna Simón: La (s) estrella (s) del momento

Anna Simón está en la encrucijada. Creo sinceramente que esta mujer es muy buena colaboradora. Es rápida, divertida y empática. Su físico, aún espectacular, no es agresivo, es más bien amable, cae bien. Pero, inevitablemente, es un icono erótico.

El riesgo es que se la recuerde más por sus escotes que por su trabajo. El machismo funciona así; no te deja ver más allá de lo obvio. Esperemos que no le pase lo mismo que a Pilar Rubio y que consiga sobrepasar la barrera de 'sex-symbol'. Se lo merece.

 


facebook

Los mejores videos
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05